6 Nov 2014
Lectura: 10 mins.
|
Dificultad:

SEO on-page: 7 ingredientes para mejorar tus contenidos

El post de hoy va dedicado para todos aquellos redactores/as que como buenos profesionales del marketing digital tienen en cuenta diversos factores SEO para que los contenidos, además de entretener, suban de posición como la espuma.

Los 7 conceptos que explicaremos hoy son algo más avanzados que las pautas típicas que todos conocemos (palabras clave en titulares, en los alt de las imágenes etc.) y están todas sacadas de este artículo de MOZ, donde se explica todo con pelos y señales. Este resumen pretende describir todas estas técnicas desde un nivel más básico, como he dicho, no para SEOs, sino para redactores.

¿Por qué el contenido de una web es vital para el SEO?

Es obvio: sin contenido, una página web no se sustenta. Aunque los usuarios son quienes demandan estos contenidos, lo hacen a través de buscadores -a quienes debemos explicar (cuanto más en detalle mejor) de qué va nuestra página web. Nuestro trabajo es ofrecer contenidos útiles e interesantes a los usuarios, pero también facilitar a Google y otros buscadores una estructura clara y algunas otras pistas que le indiquen qué estamos contando en nuestro sitio web.

Dejando aparte la optimización off-page, existen numerosas técnicas para demostrarle a Google que nuestra página es la más relevante. Los buscadores son cada vez más inteligentes: captan la intención del usuario a través de sus dudas y buscan ofrecerle una respuesta de calidad. ¿Cómo mejoramos el posicionamiento de nuestros textos? Asegurándole a Google que, sin duda, el nuestro es el que mejor soluciona y contesta a todas las cuestiones que el usuario necesita resolver.

7-tecnicas-SEO-onpage

Google ha aprendido mucho en los últimos años, visualizando las páginas prácticamente de la misma forma que un usuario (sí, da un poco de miedito). Así que la mejor forma de convencerle de que nos tiene que mostrar en las primeras posiciones es, entre otros, crear y estructurar el contenido de la manera más entretenida y clara posible.

Las 7 técnicas de SEO on-page que podemos aplicar en nuestros contenidos

  • 1. Uso de palabras clave

Era, es y será (o eso creemos) la clave de nuestro SEO on-page. De hecho, en los primeros años del SEO, todo se basaba en keywords; estaban por todas partes, ¡por toda la página!

La idea era que si querías posicionarte en un tema, Google descubriría todas esas palabras clave por tooooda la página, especialmente en títulos, imágenes, negritas, etc. Aunque sigue siendo una manera básica de optimización, la influencia de esta técnica es mucho menor que antaño. Asegúrate de que tus palabras clave están en la página, pero no te obsesiones con ello.

  • 2. TF-IDF

Esta palabreja se refiere a las siglas en inglés: term frequency–inverse document frequency, en castellano algo así como “frecuencia de término – frecuencia inversa de documento“. ¡Estupendo! Pero… ¿qué significa?

Antes que nada, debemos tener claro lo que es la densidad de palabras clave en nuestro contenido. La densidad está directamente relacionada con el punto uno anteriormente explicado: es el ratio de apariciones de una palabra/frase/expresión respecto al total de palabras que forman el texto completo. Por supuesto, también entran en juego otros factores, como dónde están colocadas las palabras.

Una vez tengamos esto claro, el concepto de TF-IDF es el siguiente: este sistema mide la importancia de la frecuencia de las palabras clave (para medir si aparecen a menudo se utiliza la densidad). Google estudia todos los documentos existentes, y calcula una medida sobre cuál es la media de apariciones de una palabra clave determinada; si tu web está por encima, tendrá un nivel de TF-IDF mejor.
Veámoslo con el ejemplo:

TF-IDF-explicacion-grafica

Esta técnica ha sido utilizada durante mucho tiempo como un factor importante en el ranking de indexación. De hecho, muchas de las técnicas de análisis textual actuales utilizan como base una versión de este sistema. Sin embargo, para una optimización del texto es sólo otra de las técnicas que no generan por sí mismas una mejora en el SEO. Más bien, es otro componente de importancia para mejorar otros conceptos avanzados del SEO on page.

  • 3. Riqueza semántica

La riqueza semántica se basa en el aporte de sinónimos y otras expresiones que generen una riqueza léxica en el documento. Todos los días se producen más de 6 billones de búsquedas en Google, lo que le proporciona un grandísimo nivel de información, ayudándole a saber qué es lo que buscan exactamente los usuarios cuando escriben sus peticiones en el cajetín. De hecho, los sinónimos juegan un importante papel en este sistema, presentes en más del 70% de las búsquedas.

Google cuenta con un enorme volumen de sinónimos y variantes léxicas –digamos que billones de frases y expresiones – que les permiten “unir” lo que estamos buscando con términos distintos relacionados directamente. Por ejemplo, cuando hacemos una búsqueda con el término “analítica web”, podríamos utilizar también otras expresiones como “analítica digital, analítica de webs, analítica en Internet, analítica online…”. Pero también podemos buscar “Analítica Google Analytics”, que podría tener un significado “algo diferente”. El objetivo de Google es poder captar esas pequeñas variaciones semánticas. Desde un punto de vista de redacción optimizada, esto se traduce en crear un lenguaje natural, con variaciones y sinónimos de la misma expresión –en vez de repetir constantemente la misma palabra clave- que aclaren al máximo de qué estamos hablando en nuestro texto.

De hecho, utilizar numerosas variaciones aporta un significado semántico más profundo, ayudando a Google en la aclaración de los términos homónimos. Por ejemplo: la palabra casa puede no significar lo mismo, y para su desambiguación tenemos que explicarle al buscador si por “casa” nos referimos a edificio, hogar, etc. o si estamos hablando de vincular, acoplar… ¡incluso podríamos estar hablando de matrimonio!

  • 4. Segmentación de página

Ya hemos hablado de cómo usar las palabras. Ahora toca otro factor casi igual de importante: dónde colocarlas.

Las páginas web están estructuradas en distintas partes: cabecera, pie de página, sidebars, cuerpo, etc. Google lleva mucho tiempo tratando de establecer cuál es la parte más importante de la página. Y prácticamente todos los buscadores coinciden en que el contenido localizado en el cuerpo principal del texto es uno de los elementos principales a tener en cuenta. Concretamente, adquiere mucha más importancia en el ámbito móvil, donde muy a menudo el dispositivo esconde algunas partes de la página. El objetivo de los buscadores es ofrecer primero al usuario las porciones de la página que ofrezcan el contenido más valioso, así que el texto estas estas partes merece más atención.

En HTML5, podemos hacer uso de etiquetas que ofrecen elementos semánticos adicionales, como article, aside y nav, que establecen secciones de manera más clara.

  • 5. Distancia semántica y relación de términos

La distancia semántica se basa en las relaciones entre diferentes palabras y expresiones dentro del texto. No nos referimos solo a la distancia “física” entre los términos, sino también en cómo los términos están conectados en las distintas frases, párrafos y otros elementos.

Google mide la distancia entre palabras y frases en los distintos elementos HTML dentro de la estructura. Cuanto más cercanos sean los términos “semánticamente hablando”, mejor será la relación. Las frases que se encuentran en el mismo párrafo son semánticamente más cercanas que las frases separadas por varios bloques del texto.

Los elementos HTML pueden acortar la distancia semántica entre conceptos. Por ejemplo: los elementos de las listas pueden ser considerados igualmente distantes los unos de los otros, al igual que el título es considerado como cercano a todos los términos del texto.

palabras-clave-on-page

  • 6. Indexación basada en expresiones y coocurrencia

Este punto trata la indexación de páginas basada en expresiones completas, incluso clasificando las páginas según la relevancia de esas expresiones.

Lo característico de este sistema es cómo Google puede saber cuáles son las frases fundamentales para clasificar las expresiones en una página web, y cómo las utiliza para posicionar la página teniendo en cuenta su relevancia. Utilizando el concepto de “coocurrencia”, interdependencia de términos dentro del mismo documento, los buscadores saben que ciertas expresiones tienen aparecer junto a otras expresiones.

Si tu tema principal es “Google Tag Manager”, es muy probable que esta expresión coocurra junto a otras como “analítica web” “administración de etiquetas”, etc. Una página que cuente con todos estos términos relacionados, tiene muchas más probabilidades de aparecer en las búsquedas de Google Tag Manager que una página que no cuente con este tipo de términos.

  • 7. Relevancia de la entidad

Actualmente, Google y otros buscadores están buscando nuevas formas para relacionar las “entidades” de un documento y determinar así su relevancia. ¿Qué es esto de “entidades”? Una entidad es cualquier elemento distintivo del documento bien definido.

Esta técnica va más allá de los métodos tradicionales de palabras clave o TF-IDF. Para buscar términos relevantes en un texto, Google mide la influencia de las relaciones entre entidades/términos. Cuanto más fuerte sea la relación entre una entidad y otras de la misma página, más significativa será la primera de ellas.

En el ejemplo disponible en el artículo original el concepto está más claro: dentro de un documento que trata sobre series de ciencia ficción, queremos saber cuáles son las entidades con más fuerza. Por una parte, tenemos el término “cómics de Marvel” que solo aparece una vez; por otro, algunos términos fuertemente relacionados, tales como “Iron Man”, “Tony Stark”, “Pepper Potts”, etc. Por último, también aparece el término “Cinerama”, que aunque está escrita en varias ocasiones (es el cine donde se exhiben las películas) es un término con un grado de relación mucho más débil, y apenas significante para este texto. Por ello, “cómics de Marvel” adquiere una importancia mucho más significativa -aunque aparezca muchas menos veces- gracias al fuerte vínculo que posee con otras palabras del documento.

En este vídeo de Rand Fishkin, podemos conocer algo más en profundidad cómo Google logra conocer las verdaderas intenciones del usuario cuando éste teclea algo en su cajetín. Los buscadores son capaces de calcular la conexión y relación entre palabras y temas, y nuestro objetivo es saber cómo crean estas conexiones. Aunque la respuesta es MUY amplia, aquí tenemos un pequeño resumen (merece la pena verlo, es en inglés):


Vídeo y transcripción en inglés en este artículo de MOZ

Y aquí una infografía con un pequeño resumen 😛
7-ingredientes-seo-onpage